Compartir

El sueño es el periodo de recuperación para el organismo, durante este periodo en el que estamos inconscientes el cuerpo sigue trabajando para restablecer sus funciones. De hecho, la cantidad de horas de sueño es directamente proporcional al nivel de estrés. Las personas duermen menos cuando se encuentran en estado de alerta y vigilante (necesita generar más cortisol que es la hormona del estrés) o tienen un sueño intranquilo y no es culpa de los colchones.  La tecnología, el trabajo y las preocupaciones pueden afectar la calidad de sueño, pero es importante formar hábitos que permitan dormir mejor.

Aquí te dejo un link para mirar opciones de pijamas para mujer y te doy razones para dormir mejor:

Te hace sentir viva

Cuando te sientes exhausta todo se hace más pesado o difícil, la capacidad de respuesta es lenta y cualquier tarea puede demorar más tiempo.  En un estudio realizado con atletas de alto rendimiento, específicamente basquetbolistas, se reportó que los jugadores que dormían más tenían mayor rendimiento, velocidad, puntería y una capacidad de respuesta más rápida. Otro estudio realizado en mujeres mayores dio a conocer que la falta de sueño afecta la motricidad y fuerza al realizar diferentes actividades.  

Mejora la memoria

Dormir de manera saludable, nos pone en un estado mental óptimo aprender. Es más, en el proceso de sueño la mente impulsa nuevos caminos neuronales para solidificar la información a largo plazo.  Como seres humanos somos esencialmente la salud de nuestras células y toda la reparación celular sucede durante el sueño, desde las células de la piel hasta las células de los músculos necesitan preparación en la noche, lo mismo sucede con las neuronas.

Aumenta las funciones del sistema inmune

Muchas personas creen que el único beneficio de un sistema inmune fuerte es la reducción de gripas o virosis a las que estamos expuestos diariamente.  También es importante en la prevención de cáncer y de enfermedades autoinmunes como esclerosis múltiple, lupus o enfermedades huérfanas, donde las funciones del sistema inmune se ven afectadas.

Permite bajar de peso

La falta de sueño está ligada al aumento de peso. Las personas que duermen poco tienden a subir de peso mucho más rápido que aquellos que obtienen un sueño reparador. Una de las razones es que cuando estás cansado puedes tomar decisiones equivocadas en cuanto alimentos, lo más probable es que te apetezca una comida alta en azúcar o cafeína, para seguir despierto y esto crea un círculo vicioso, porque al tomar este tipo de alimentos, envías al cuerpo señal de alerta, es más difícil conciliar el sueño y al otro día amaneces exhausto buscando un alimento con cafeína, carbohidrato o azúcar para seguir adelante.  

Evita la inflamación

Un sueño reparador puede evitar los procesos inflamatorios en el cuerpo.  De hecho, la falta de sueño está relacionada con las inflamaciones del tracto digestivo a largo plazo como el síndrome de colon irritable, que causa inflamación abdominal y la enfermedad de Crohn.  En un estudio realizado con personas que sufren de esta última enfermedad, en el cual se evidenció que los pacientes que tenían pobres hábitos de sueño recaían nuevamente en la enfermedad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here