Compartir

Cuando estoy asesorando a alguien por primera vez, lo primero que veo son sus atributos y como realzarlos, incluso cuando estoy por ahí people watching trabajando. Siempre estoy mirando las características que me impactan de cada persona: Que tiene ojos claros, la piel suave y brillante, piernas largas, una cintura pequeña, el color del cabello. Mejor dicho, analizó detalladamente sus rasgos físicos y personalidad para acentuar lo mejor de ella de acuerdo a la forma de ser.

enfocate-en-lo-que-te-queda-2

Al mismo tiempo que hago este ejercicio, ella me está hablando de todo lo que no le gusta de sí misma; de las áreas de su cuerpo de las cuales no se siente segura. Ya había hablado de esto anteriormente en mi artículo 7 formas de sentirte bien contigo misma. No podemos mirar el cuerpo como partes sino un conjunto. Y si bien lo que quiere una persona que busca consejo en cuanto a su vestuario es resolver problemas, eso no va ayudar en nada sí no se siente bien consigo misma. Se puede poner el outfit que la hace ver como una reina y no va a proyectar, porque está pensando en lo que no tiene, en lo que no le gusta.

Cuando te concentras en lo que funciona, aquello que te molesta pasa a un segundo plano. Esto hace que te sientas más segura con lo que llevas puesto y eleve tu autoestima. Esto es más o menos, seguir los consejos en un libro de autoayuda. Si tú te enfocas las cosas buenas que te suceden estás agradecida por eso, la vida se vuelve más alegre y el universo empieza a conspirar contigo.

enfocate-en-lo-que-te-queda-1

Lo mismo sucede con la ropa. Al realzar todos tus atributos, estar agradecida de los rasgos que te encantan de ti misma, dejas de enfocarte en lo que te molesta de tu cuerpo y la seguridad en ti misma empieza a crecer. Aunque Generalmente hablo de cómo proyectar una buena imagen, lo cual se refiere a la parte exterior. Todo funciona mejor si tu interior es fuerte y si te sientes bien en tu propia piel.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here