Compartir

Si estas afrontando un cambio radical en tu vida o simplemente tienes esa vocecita en tu cabeza que dice: “Es tiempo de cambiar”, es porque estas preparada para dar ese próximo paso y afrontar todas obstáculos para lograr tus metas. Para animarte ten en cuenta estos consejos.

Celebra el cambio

La vida esta llena de transiciones, independiente de los roles que llevemos en nuestra vida, las circunstancias siempre están cambiando, para darnos una gran enseñanza y demostrarnos una y otra vez que podemos resurgir de las dificultades. Los cambios nos llevan a ser una mejor persona y a usar lo que sabemos para ayudar a otros. Sin embargo, a veces es tu propia alma la que te lleva a cambiar y esta intención es duradera si tienes la ambición de hacer algo positivo con tu vida, impactando a su vez la vida de otras persona. Este es el mayor motivador.

Se tu mejor amigo

La mayoría de veces que nos sentimos desanimadas o presionadas, es porque nuestro juez interior esta hablando, más que eso esta juzgando y lo escuchamos, por eso limitamos nuestras expectativas. Nos quedamos perdiendo tiempo en vez de seguir con ese proyecto que nos apasiona o ese nuevo negocio, porque nos asusta la inestabilidad o inseguridad que este conlleva. Las palabras de aliento no solo son para las personas que amamos, también son para nosotras mismas. Tu puedes ser la salvadora de tu propio mundo haciendo un esfuerzo constante de controlar la mente y ese juez que constantemente habla.

Saca el miedo de tu mente y vocabulario

Los miedos son la ansiedad sobre la expec­tativa de un acon­tecimiento que puede traer dolor. Nos preocupamos por perder algo que valoramos mucho si actuamos, un ejemplo puede ser la paradoja del fumador, que si deja de fumar pierde esos 10 minutos de relajación, sin embargo esa inhalación y exhalación profunda es de aire dañino para el organismo. Cuando sintamos esa ansiedad de la expectativa de perder, debemos preguntarnos si es cierta o no. Entre mas busquemos hechos reales para desvirtuar los miedos nos daremos cuenta que no es tan grave el resultado.

Cree en tus sueños

Cuando nos sentimos optimistas pero no motivados, necesitamos tener más fe en nosotros mismos. Imagínate a los atletas de alto rendimiento, ellos no piensan: “Ojalá al­gún día sea lo suficientemente bueno para competir”. Lo que hacen es reafirmar la ambición de competir y se dicen a si mismos: “haré mi mejor rutina y ganare”. Lo tiene grabado en su mente como una cinta de video. Es esa misma convicción la que los motiva a salir a entrenar: Pensar que lo pueden y deben lograr. A las personas que piden motivación o dicen: ”desearía estar motivada” les decimos la motivación no sirve de nada si no tienes una ambición, mejor dicho obsesiónate con un sueño y cree que en algún momento tendrá frutos, en ese momento te aseguramos que te sentirás motivada.

Reconoce la desilusión y déjala ir

La mayoría de gente exitosa ve la desilusión como algo unido a tener grandes sueños. La desilusión es necesaria y no tiene poder sobre nosotros. Solo reconoce que esta ahí y déjala ir porque el problema con la desilusión es que nos hace perder nuestro foco, nos desvía de ser mejor cada día. Un ejemplo palpable entre nosotras las mujeres, la mayoría iniciamos una dieta y como no bajamos lo que esperábamos, la dejamos y comemos hasta más. La desilusión nos lleva a romper acuerdos con nosotros mismos en todos los aspectos de nuestras vidas si no la sabemos manejar. Cuando sabemos que la desilusión es parte de la vida y nos trae un gran aprendizaje es el momento en que cambian las cosas.

Encuentra alegría en recorrer el camino

Durante el camino pasan muchas cosas, puede que la veas fácil o difícil (lo que esta en tu percepción de las cosas). Cuando hablamos de llegar a una meta más que a un destino lo que a la mayoría de gente no le gusta es la lucha, ese trecho que se pasa lento y es duro. La mayoría de las personas quieren llegar al resultado sin el proceso, todo el mundo quiere tener dinero sin trabajar, pero esto raramente ocurre. Lo que si puedes hacer para que esos periodos lentos y duros en la vida sean más livianos es pensar en avanzar y que solo la acción te llevará a ver el próximo paso para seguir adelante.

Esto ha sido una pequeña síntesis que me dejó el año pasado. Para seguir motivada te recomiendo el libro de “Tu Diosa guerrera interior” de Amara Heatherash y el “Manifiesto de la motivación” de de Brendon Burchard.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here