Compartir

Para las mujeres que tienen una piel muy blanca, que no se broncea o que al intentarlo queda rojo camarón, puede llegar a ser un dolor de cabeza conseguir un maquillaje bronceado que la haga ver por lo menos con color. Lo bueno es que ahora encontramos maquillaje “bronzer” (nombre en inglés), para todo color de piel y gustos. Desde los más fuertes que permiten contornear el rostro hasta bronzers muy sutiles que realzan el color de la mujer más pálida. La idea es realzar el color de la piel con un maquillaje suave y no hacer un contouring súper producido como el que caracteriza a las Kardashians.

broncer-piel-blanca-humectante

Inicia con una humectante con tinte o una base muy suave para emparejar la piel, tapar esas manchas, barros u ojeras.

broncer-piel-blanca-humectante-2

Conseguir el bronzer para cada tonalidad de piel es la mitad del camino. Los bronzers en tonos durazno o dorados sin brillo son lo que más recomiendo, sobre todo en pieles blancas. Lo mejor es usar un bronzer dos tonos más oscuros que el color de tu piel.

broncer-piel-blanca-aplicación-3

Aplica el bronzer en las zonas que llega el sol: Frente, mejillas y en el dorso de la nariz. Usa una brocha gruesa y tupida para aplicarlo y difuminarlo. La clave es que el bronceado sea sutil. No se tiene que ver perfecto, la idea es que se vea natural.

Para terminar usa un rubor o blush en las mejillas para hacerlas ver sonrojadas, puede ser mate o con un poco de brillo según tus preferencias personales. Para darle a tu maquillaje un acabado más bonito usa en la parte de arriba de las mejillas un poco de iluminador o highlighter, este tiene un poco de brillo, así que úsalo con mesura.

Este es un maquillaje suave, descomplicado y que te da toda la actitud para salir a disfrutar todo el verano.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here